Abogados Valencia

ABOGADOS DE FAMILIA EN VALENCIA. Avda del Cid 170 - Bajo Valencia - Tfno: 96.399.02.21. Llama ahora y pide tu cita - Primera Visita Gratuita-

Necesito bajar las pensiones de mi divorcio mis ingresos han bajado sustancialmente.

Necesito bajar las pensiones de mi divorcio mis ingresos han bajado sustancialmente.

La crisis del coronovirus o covid 19, que ha comportado la declaración del estado de alarma, además de una crisis sanitaria es una crisis económica y social. En apenas un mes se han destruido cientos de miles de empleos y puestos de trabajo; y muchos trabajadores se han visto sometidos a eres, ertes o abocados directamente al paro y desempleo.
Esta drástica reducción de ingresos va a propiciar que sean muchos los padres y madres que se vean obligados a solicitar la modificación / adaptación/ reducción del importe de la pensión alimenticia que pagaban a sus hijos y que venían trasladando a la madre o progenitor custodio.
Esta modificación de condiciones económicas también se puede producir en los regímenes de guarda y custodia compartida para ajustar las aportaciones dinerarias de cada progenitor a su nueva capacidad económica.

La modificación de una sentencia de divorcio o separación matrimonial se pueda formalizar a través de dos procedimientos:

1.- El proceso de mutuo acuerdo.
2.- El proceso contencioso.

En el procedimiento amistoso o de mutuo acuerdo la pareja firmará un nuevo convenio regulador ( en este caso será un acuerdo de modificación de medidas establecidas en una sentencia anterior) y lo aportará al juzgado para que el juez de familia lo apruebe. Es un procedimiento sencillo, rápido y barato y; además permite que la nueva regulación entre en vigor con carácter inmediato.
El procedimiento contencioso será necesario cuando la pareja no sea capaz de alcanzar un acuerdo para regular la nueva situación surgida con la crisis económica. En este caso será necesario presentar ante el juzgado una demanda firmada por abogado y procurador en la que el demandante solicite los cambios que a su juicio se deben adoptar (reducción pensión hijos, supresión pensión compensatoria para esposa/o, variación porcentaje participación gastos, cambio modelo custodia, anular cese atribución uso vivienda familiar etc….).
Es importante señalar que mientras no se modifique la sentencia anterior ésta estará vigente por lo que la pensión a abonar a los hijos -sean mayores o menores de edad- será la que se estableció en su día, sin importar la peor situación económica del pagador de la pensión. Por eso entiendo que es recomendable en estos procedimientos solicitar, unida a la demanda principal, lo que se llama “ solicitud de medidas provisionales o urgentes” para cuanto antes poder obtener del juez una nueva resolución judicial que deje sin efecto la cuantía económica anterior. Si esa adaptación de la sentencia a la nueva situación no se produce y el pagador de la pensión no la abona íntegramente el impago puede derivar en una ejecución forzosa que comportara los embargos, costas, intereses y gastos correspondientes.
Los requisitos que los juzgados de familia y la jurisprudencia están exigiendo para que estas demandas contenciosas tengan éxito son tres básicamente:
1.- Que la variación de circunstancias que se alega sea sustancial, es decir importante.
2.- Que no sea una situación puntual y por lo tanto que se prolongue en el tiempo lo suficiente como para entender que es lógico atender la modificación.
3.- Que la nueva situación no haya sido buscada a propósito por el solicitante.

Voy a comentar cada una de ellas para una mejor comprensión.

1.- Que la variación de circunstancias que se alega sea sustancial, es decir importante.
Si hablamos de reducir la pensión de alimentos o el porcentaje de participación en los gastos extraordinarios ( actividades extraescolares etc) el juzgado exigirá que la reducción de los ingresos anuales del pagador sea importante. Por ejemplo rechazará bajadas de la nómina o salario no significativas ( 8 % ó 10 %).
Si el trabajador ha sido despedido y se encuentra en paro o cobrando solo el subsidio es evidente que sus ingresos van a ser muy inferiores a cuando estaba trabajando, que son los ingresos que se tomaron en cuenta cuando se estableció la cuantía de la pensión.
Esta exigencia jurisprudencial puede ser un problema para aquellos trabajadores autónomos que tengan dificultad para acreditar que han variado de forma sustancial sus ingresos. Esto es así porque los trabajadores autónomos son los que declaran sus propios ingresos, en cambio en los trabajadores por cuenta ajena es más fácil acreditar este requisito porque normalmente hay toda una documentación objetiva relativa al cierre de la empresa, expediente temporal de regulación de empleo, ere o despido del trabajador. Una vez se haya acreditado la nueva situación laboral y económica del pagador el juzgado establecerá un nuevo importe para la pensión alimenticia tomando en consideración las tablas o baremos relativos a pensiones de alimentos que se emplean en la práctica forense de los juzgados de familia.
2.- Que no sea una situación puntual y que se prolongue en el tiempo lo suficiente como para entender que es lógico modificar la sentencia.
El juzgado no va a cambiar una sentencia para un periodo de 2 ó 4 meses porque eso sería inviable, máxime dados los meses que tarda un juzgado en tramitar un proceso y en dictar sentencia. Por lo tanto el éxito de la demanda dependerá de que el demandante a través de su abogado logre acreditar que la nueva situación se puede prolongar en el tiempo y que no tiene por qué soportar una pensión que no puede pagar.
3.- Que la nueva situación no haya sido buscada de propósito por el solicitante.
Si un trabajador por cuenta ajena trabajaba 8 horas y reduce voluntariamente su jornada a la mitad esa reducción no dará lugar a una modificación de la sentencia. Tampoco se modificará la sentencia si un autónomo o empresario cierra su empresa o deja de trabajar de forma voluntaria y sin razones objetivas que lo justifiquen y con el mero propósito de reducir o suprimir la pensión establecida.
Para atender estas tareas es fundamental que usted deposite su confianza en buenos profesionales que sean capaces de atender sus necesidades. Nosotros ofrecemos esos servicios a los mejores precios.

Si quiere saber más visite nuestra www.divorcioexpressvalencia.com y si desea ver una video sobre esta cuestión aquí le dejamos un enlace para que lo pegue en la barra de herramientas de su ordenador

Ignacio Andrés Montón
Elena Córcoles Tarín
Abogados
Avenida del cid 170 bajo- izquierda
46.014. Valencia

96370 66 66
96 399 02 21
692 690 431

La crisis del coronovirus o covid 19, que ha comportado la declaración del estado de alarma, además de una crisis sanitaria es una crisis económica y social. En apenas un mes se han destruido cientos de miles de empleos y puestos de trabajo; y muchos trabajadores se han visto sometidos a eres, ertes o abocados directamente al paro y desempleo.
Esta drástica reducción de ingresos va a propiciar que sean muchos los padres y madres que se vean obligados a solicitar la modificación / adaptación/ reducción del importe de la pensión alimenticia que pagaban a sus hijos y que venían trasladando a la madre o progenitor custodio.
Esta modificación de condiciones económicas también se puede producir en los regímenes de guarda y custodia compartida para ajustar las aportaciones dinerarias de cada progenitor a su nueva capacidad económica.

La modificación de una sentencia de divorcio o separación matrimonial se pueda formalizar a través de dos procedimientos:

1.- El proceso de mutuo acuerdo.
2.- El proceso contencioso.

En el procedimiento amistoso o de mutuo acuerdo la pareja firmará un nuevo convenio regulador ( en este caso será un acuerdo de modificación de medidas establecidas en una sentencia anterior) y lo aportará al juzgado para que el juez de familia lo apruebe. Es un procedimiento sencillo, rápido y barato y; además permite que la nueva regulación entre en vigor con carácter inmediato.
El procedimiento contencioso será necesario cuando la pareja no sea capaz de alcanzar un acuerdo para regular la nueva situación surgida con la crisis económica. En este caso será necesario presentar ante el juzgado una demanda firmada por abogado y procurador en la que el demandante solicite los cambios que a su juicio se deben adoptar (reducción pensión hijos, supresión pensión compensatoria para esposa/o, variación porcentaje participación gastos, cambio modelo custodia, anular cese atribución uso vivienda familiar etc….).
Es importante señalar que mientras no se modifique la sentencia anterior ésta estará vigente por lo que la pensión a abonar a los hijos -sean mayores o menores de edad- será la que se estableció en su día, sin importar la peor situación económica del pagador de la pensión. Por eso entiendo que es recomendable en estos procedimientos solicitar, unida a la demanda principal, lo que se llama “ solicitud de medidas provisionales o urgentes” para cuanto antes poder obtener del juez una nueva resolución judicial que deje sin efecto la cuantía económica anterior. Si esa adaptación de la sentencia a la nueva situación no se produce y el pagador de la pensión no la abona íntegramente el impago puede derivar en una ejecución forzosa que comportara los embargos, costas, intereses y gastos correspondientes.
Los requisitos que los juzgados de familia y la jurisprudencia están exigiendo para que estas demandas contenciosas tengan éxito son tres básicamente:
1.- Que la variación de circunstancias que se alega sea sustancial, es decir importante.
2.- Que no sea una situación puntual y por lo tanto que se prolongue en el tiempo lo suficiente como para entender que es lógico atender la modificación.
3.- Que la nueva situación no haya sido buscada a propósito por el solicitante.

Voy a comentar cada una de ellas para una mejor comprensión.

1.- Que la variación de circunstancias que se alega sea sustancial, es decir importante.
Si hablamos de reducir la pensión de alimentos o el porcentaje de participación en los gastos extraordinarios ( actividades extraescolares etc) el juzgado exigirá que la reducción de los ingresos anuales del pagador sea importante. Por ejemplo rechazará bajadas de la nómina o salario no significativas ( 8 % ó 10 %).
Si el trabajador ha sido despedido y se encuentra en paro o cobrando solo el subsidio es evidente que sus ingresos van a ser muy inferiores a cuando estaba trabajando, que son los ingresos que se tomaron en cuenta cuando se estableció la cuantía de la pensión.
Esta exigencia jurisprudencial puede ser un problema para aquellos trabajadores autónomos que tengan dificultad para acreditar que han variado de forma sustancial sus ingresos. Esto es así porque los trabajadores autónomos son los que declaran sus propios ingresos, en cambio en los trabajadores por cuenta ajena es más fácil acreditar este requisito porque normalmente hay toda una documentación objetiva relativa al cierre de la empresa, expediente temporal de regulación de empleo, ere o despido del trabajador. Una vez se haya acreditado la nueva situación laboral y económica del pagador el juzgado establecerá un nuevo importe para la pensión alimenticia tomando en consideración las tablas o baremos relativos a pensiones de alimentos que se emplean en la práctica forense de los juzgados de familia.
2.- Que no sea una situación puntual y que se prolongue en el tiempo lo suficiente como para entender que es lógico modificar la sentencia.
El juzgado no va a cambiar una sentencia para un periodo de 2 ó 4 meses porque eso sería inviable, máxime dados los meses que tarda un juzgado en tramitar un proceso y en dictar sentencia. Por lo tanto el éxito de la demanda dependerá de que el demandante a través de su abogado logre acreditar que la nueva situación se puede prolongar en el tiempo y que no tiene por qué soportar una pensión que no puede pagar.
3.- Que la nueva situación no haya sido buscada de propósito por el solicitante.
Si un trabajador por cuenta ajena trabajaba 8 horas y reduce voluntariamente su jornada a la mitad esa reducción no dará lugar a una modificación de la sentencia. Tampoco se modificará la sentencia si un autónomo o empresario cierra su empresa o deja de trabajar de forma voluntaria y sin razones objetivas que lo justifiquen y con el mero propósito de reducir o suprimir la pensión establecida.
Para atender estas tareas es fundamental que usted deposite su confianza en buenos profesionales que sean capaces de atender sus necesidades. Nosotros ofrecemos esos servicios a los mejores precios.

Si quiere saber más visite nuestra www.divorcioexpressvalencia.com y si desea ver una video sobre esta cuestión aquí le dejamos un enlace para que lo pegue en la barra de herramientas de su ordenador

Ignacio Andrés Montón
Elena Córcoles Tarín
Abogados
Avenida del cid 170 bajo- izquierda
46.014. Valencia

96370 66 66
96 399 02 21
692 690 431